CBD

9 datos científicos sobre el aceite de CBD

juliakoblitzRlOAwXt2fEAunsplash

El cannabidiol o CBD es un compuesto químico que se encuentra en la planta de cannabis. Cuando se aplica tópicamente, se fuma, se inhala o se consume, el CBD interactúa con los neurorreceptores del sistema endocannabinoide, que envía señales entre las células para regular el movimiento, el estado de ánimo, la homeostasis y el sistema inmunitario.

El CBD a menudo se extrae de la planta Cannabis sativa en forma de aceite y se mezcla con un aceite portador, como el aceite de semilla de cáñamo, para el consumo. La popularidad del aceite de CBD se ha disparado en los últimos años gracias a sus supuestos efectos calmantes. Ahora se puede encontrar en una variedad de productos, desde simples tinturas de aceite hasta papas fritas con infusión de CBD.

La investigación del CBD también está creciendo. Aquí hay nueve estudios que sugieren que el aceite de CBD podría beneficiar su salud.

Aliviar la ansiedad y la depresión

Los efectos calmantes del CBD son quizás su efecto más popular y es la razón por la que se usa tanto. Un estudio de 2017 publicado en el Brazilian Journal of Psychiatry evaluó los niveles de ansiedad de 57 hombres en una prueba simulada de hablar en público. Algunos recibieron un placebo, mientras que otros recibieron 150 miligramos, 300 miligramos o 600 miligramos de CBD antes de sus discursos. Los que recibieron 300 miligramos de CBD experimentaron una reducción significativa de la ansiedad durante la prueba en comparación con los que recibieron el placebo. Curiosamente, los participantes que recibieron 150 o 600 miligramos de CBD estaban más ansiosos durante la prueba que el grupo de 300 miligramos.

Mientras tanto, al menos un estudio en ratones ha demostrado que el CBD tiene un efecto similar al del antidepresivo imipramina. Sin embargo, se necesitan estudios en humanos para confirmar que el CBD puede producir la misma respuesta antidepresiva en nuestros cuerpos.

Tratamiento de ciertos síndromes de epilepsia

En algunos casos, el CBD se puede usar para tratar ataques epilépticos.

En 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el uso de CBD bajo la marca Epidiolex para tratar las convulsiones provocadas por el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet, dos formas raras de epilepsia, en pacientes de al menos 2 años de edad. años.

La decisión de la FDA está respaldada por tres estudios bien investigados. En estos estudios, 516 pacientes con síndrome de Lennox-Gastaut o síndrome de Dravet recibieron Epidiolex o placebo. Cuando se tomó Epidiolex con otros medicamentos recetados, la frecuencia de las convulsiones de los participantes disminuyó en comparación con el placebo.

Aliviar los síntomas del TEPT

En un pequeño estudio de 2018 publicado en el Journal of Alternative and Complementary Medicine, 11 personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT) recibieron CBD junto con tratamiento psiquiátrico de rutina en una clínica psiquiátrica ambulatoria durante ocho semanas. Diez de las 11 personas experimentaron una reducción en los síntomas de PTSD. El CBD fue generalmente bien tolerado, escriben los investigadores.

Margaret Rajnic, doctora en enfermería con experiencia en cannabis medicinal y CBD, destaca la importancia de combinar cualquier tipo de cannabis o CBD con la terapia para el TEPT. "Hay un cierto nivel de terapia que se requiere para el PTSD", dice ella. "Pero el CBD puede reducir un poco la ansiedad".

Otros cuatro estudios en humanos de 2012 a 2016 sugieren que el CBD reduce los síntomas del TEPT, aunque algunos también contienen THC, o tetrahidrocannabinol, el principal compuesto del cannabis que altera la mente. Cuando el THC y el CBD trabajan juntos, se crea lo que se conoce como un "efecto séquito", donde se complementan entre sí en efecto y potencia. Por ejemplo, tomar la misma dosis de THC y CBD al mismo tiempo modera el “subidón” de THC, mientras que un poco de THC combinado con más CBD potencia los efectos del CBD.

tratar la adicción a los opioides

Algunos estudios, tanto estudios preclínicos en animales como ensayos clínicos en humanos, sugieren que el CBD podría usarse para tratar a las personas adictas a los opioides.

En uno de esos estudios, los investigadores administraron CBD a personas con adicción a la heroína. En el transcurso de una semana, el CBD disminuyó significativamente el deseo inducido por el desencadenante, la ansiedad por abstinencia, la frecuencia cardíaca en reposo y los niveles de cortisol en la saliva en los consumidores de heroína. No se han identificado efectos indeseables graves.

Otros estudios muestran que el CBD reduce varios síntomas psiquiátricos y médicos, como la ansiedad, el insomnio y el dolor en pacientes con trastornos por uso de sustancias, lo que sugiere que el CBD podría ser un tratamiento eficaz para la adicción a los opioides. Sin embargo, aún se necesitan más estudios.

Alivio de los síntomas de la ELA

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad en la que las células nerviosas del cerebro y la médula espinal se deterioran, lo que lleva a una pérdida del control muscular que empeora con el tiempo. Todavía no se sabe exactamente por qué ocurre la ELA, aunque en algunos casos puede ser hereditaria. No existe una cura conocida y solo hay dos medicamentos aprobados por la FDA para tratar los síntomas de la ELA.

La investigación sugiere que las personas con ELA pueden beneficiarse del efecto de entorno creado por la combinación de THC y CBD, similar a las personas con PTSD. En un estudio de 2019, los pacientes recibieron una combinación de THC y CBD en dosis variables según sus necesidades y preferencias. Aquellos con espasticidad leve, moderada o severa (rigidez y tensión muscular) de ALS reportaron altos niveles de satisfacción con el tratamiento, y aquellos con espasticidad moderada a severa reportaron tasas de satisfacción más altas que aquellos con espasticidad leve.

Aliviar el dolor inmanejable

En 2005, Canadá aprobó el uso de Sativex, un aerosol bucal que contiene partes iguales de THC y CBD, para el tratamiento del dolor neuropático central asociado con la esclerosis múltiple. En 2007, Canadá volvió a aprobar el uso del medicamento para el dolor por cáncer que no responde a otros medicamentos.

Mientras tanto, más estudios en los EE. UU. sugieren que el CBD es efectivo para tratar el dolor crónico no relacionado con el cáncer. En un estudio de 2020, los investigadores administraron CBD a un grupo de pacientes con neuropatía periférica sintomática (resultado del daño en los nervios del cerebro y la médula espinal), mientras que otro grupo con la misma afección recibió un placebo. Los resultados mostraron una reducción significativa en el dolor intenso y punzante y las sensaciones de picazón y frío en los que usaban el CBD tópico en comparación con los que tomaban el placebo. Ninguno de los participantes informó efectos secundarios adversos.

Cuando se aplica tópicamente, el aceite de CBD no tiene ningún efecto en el cuerpo como lo haría si fuera directamente al torrente sanguíneo. En cambio, el aceite de CBD actúa de manera más local, tratando el dolor en un área específica. Al ser más directo, puede tener un efecto más pronunciado.

Alivio de las complicaciones diabéticas

Cuando se probó en células humanas, se descubrió que el CBD reduce los efectos de los niveles altos de glucosa en otras células del cuerpo, lo que generalmente precede al desarrollo de diabetes y diversas complicaciones. Los investigadores concluyeron que con más estudios, el CBD podría tener beneficios significativos en pacientes con diabetes, complicaciones diabéticas y acumulación de placa en las paredes arteriales.

En otro pequeño estudio, 13 pacientes con diabetes tipo 2 no tratados con insulina recibieron tanto CBD como un placebo (en lugar de insulina). Los investigadores encontraron que el CBD redujo los niveles de resistina (que causa resistencia a la insulina, la proteína que regula los niveles de azúcar en la sangre) y los niveles del péptido insulinotrópico dependiente de la glucosa (una hormona que asegura la liberación adecuada de insulina de los alimentos digeridos) en el cuerpo aumentaron en comparación a la línea de base antes del comienzo de la prueba. Estos resultados sugieren que el CBD podría ser un tratamiento natural para la diabetes al ayudar al cuerpo a regular los niveles de hormonas relacionadas con la insulina.

Protección contra enfermedades neurológicas.

Los estudios preclínicos y clínicos muestran que el CBD tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Los investigadores creen que estas propiedades pueden proporcionar una neuroprotección significativa o protección contra una variedad de trastornos patológicos.

Varios estudios preclínicos sugieren que el CBD puede tener efectos positivos sobre la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple. También se han probado la enfermedad de Huntington y la isquemia cerebral, pero no hubo resultados positivos significativos. Se necesitan más estudios clínicos para confirmar los beneficios del CBD en el tratamiento de estas enfermedades.

inhibir los síntomas de la artritis

La artritis hace que los tejidos dentro y alrededor de las articulaciones se deterioren. Hay diferentes tipos de artritis, y los síntomas incluyen dolor, rigidez y movimiento restringido. El tratamiento de la artritis generalmente tiene como objetivo reducir el dolor y mejorar la función articular.

Un estudio de 2006 encontró que Sativex, un medicamento a base de hierbas a base de CBD aprobado en el Reino Unido en 2010, mostró mejoras estadísticamente significativas en la calidad del sueño, el dolor al moverse y el dolor en pacientes con artritis reumatoide en comparación con un placebo en paz. Fue el primer estudio controlado de Sativex para el tratamiento de la artritis reumatoide, en el que participaron 58 pacientes. Se ha descubierto que el CBD tiene efectos analgésicos y puede suprimir la actividad de la enfermedad.

En 2018, en un estudio de tratamiento localizado, los investigadores administraron un gel de CBD sintético en dosis de 250 o 500 miligramos diarios o un placebo a pacientes con dolor de rodilla debido a la osteoartritis. Los pacientes también dejaron de tomar otros medicamentos antiinflamatorios o analgésicos (a excepción del paracetamol) antes y durante el período de estudio.

Los resultados fueron interesantes, si no del todo concluyentes. Por un lado, el dolor en los pacientes tratados con CBD no varió significativamente en comparación con los pacientes que recibieron placebo. Por otro lado, hubo diferencias estadísticamente significativas entre el grupo de dosis de 250 miligramos y el grupo de placebo cuando se midió la mejoría semanal media en las puntuaciones de peor dolor y las puntuaciones de función física WOMAC (Western Ontario and McMaster Universities Arthritis Index). Además, los hombres parecían beneficiarse más del CBD que las mujeres en esta prueba.

0/5 (Reseñas 0)
Volver a la lista